Avisar de contenido inadecuado

Una historia

{
}

   Ella salió del consultorio para distraerse antes de atender a otro paciente. Recorría una plaza cuando vio pasar a un hombre que caminaba cabizbajo. Decidió seguirlo.
   El hombre ocupó un banco con la mirada fija hacia el suelo. Ella se sentó a su lado. Como tenía experiencia en desatar herméticos nudos, le preguntó con calma.
   -- ¿Quiere contarme qué le pasa?
   El hombre le contó una historia. De vez en cuando se reía o le asomaba una lágrima. Pasó de la depresión al alivio. Finalmente se levantó y se marchó sin decir una palabra más.
   Agobiada ante el rigor de esa tragedia, ella volvió a su consultorio con la ilusión de que alguien la siguiera para poder transmitirle esa historia.

Liliana Arendar

{
}
{
}

Deja tu comentario Una historia

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.