Avisar de contenido inadecuado

El señor Morkoff y los tipógrafos ( Cuento de Liliana Arendar)

{
}

              "Durante la revolución de 1905 en Rusia los obreros de   Moscú  se     declararon en huelga porque los patrones se negaban a incluír en el salario los signos de puntuación"

Henri Troyat

 

  •      Agonizaba el propietario del diario más importante de Moscú. Su vida opulenta estaba rodeada de relaciones que lo fastidiaban y aburrían. Era para él muy penoso morir. Ansiaba vivir todavía un poco más.
  •      Aquél día se presentó un desconocido que entró en la casa disfrazado con un mameluco de tipógrafo.
  •      El señor Morkoff comprendió de inmediato que era la muerte, Se inquietó al verlo, no obstante le ofreció una silla para que se sentara a su lado.
  • -- Hola, soy la muerte.
  • -- Yo me lo figuraba a usted de otro modo- le dijo Morkoff.
  • --¡ Dese por muerto!- dijo la muerte.
  • --Estoy vivo todavía- contestó indignado.
  • -- No diga tonterías, éste es un asunto serio y tiene que tomar una decisión - dijo la muerte en tono de reproche.
  • --¿ Qué decisión?
  • -- Tiene dos caminos para elegir, pasar al reposo absoluto o a una vida divertida en el otro mundo.
  • -- ¿ Qué me recomendaría usted? - preguntó Morkoff.
  • -- No soy amiga de dar consejos.
  • --¿ Y si elijo una vida alegre?
  • -- Tiene que cumplir un requisito.
  • --¿ Cuál es?
  • -- Sus empleados exigen que los signos de puntuación sean contados como letras en el cálculo del salario.
  • -- ¿ Y a usted qué le importan los tipógrafos?
  • -- Se me ha recomendado que no conteste sus preguntas. ¿ Cumplirá con lo exigido?
  • -- No, no quiero, perdería mucho dinero- contestó Morkoff.
  •      La muerte se puso de mal humor y se levantó para irse.
  • -- Apúrese en decidir, porque se le está deteniendo la sangre en las venas.
  •      Morkoff reflexionó: " si elijo la muerte definitiva estaría solo como siempre lo estuve. Prefiero divertirme." Miró a la muerte y le preguntó;
  • --¿ Qué le parece que me convendría elegir?
  • --Basta, ya estoy harto de sus preguntas, decídase.
  • --Prefiero entretenerme, que se arruinen mis familiares- dijo Morkoff.
  • --Muy bien, firme este papel para que sus obreros levanten la huelga.
  •      Morkoff pensó un instante, suspiró y firmó.
  •      Poco después se procedía al entierro del señor Morkoff. La tierra caía sobre la tapa del ataúd. Tan sonoro era aquel ruido que sus parientes pensaron que el cajón estaba vacío.

ISBN:987-554-000-5

{
}
{
}

Comentarios El señor Morkoff y los tipógrafos ( Cuento de Liliana Arendar)

Hola Lìa, te felicito de todo corazòn.

Te ruego me disculpes que no pueda comentar tu prestigioso blog.

Estoy recièn mudado a un hotel, sin Internet.

Ya volverè a leerte como te te mereces.

Un besito

Fernando, el Navegante (Robin)
FERNANDO FERNANDO 25/02/2008 a las 00:29

Deja tu comentario El señor Morkoff y los tipógrafos ( Cuento de Liliana Arendar)

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.