Avisar de contenido inadecuado

Autora Liliana Arendar en El blog de Liliana Arendar

27/03/2012

La nube rosa ( Liliana Arendar )

 

     Los pájaros revolotearon alrededor de la nube rosa, que suspendida, parecía caminar en el aire como si viajara a no se sabe qué lugar, a no se sabe qué altura. La nube se aventuró entre los dedos del viento hasta aquel reino de paz, de la luna y de las estrellas. Encontró tan agradable el lugar que se acomodó, y decidió disfrutar de tan grata...

9/11/2011

Susana Silvestre ( 1950 - 2008 )

 Susana, recibiste un merecido homenaje. Tu recuerdo brilló en senderos cargados de amor, emociones, y de tu excelente literatura. Inquietas alas de la noche descendieron cubriendo el cielo de sombras azules, claroscuros y estrellas. De pronto, titilaron las luces. Supe que estabas presente. Sonreí. Nunca te voy a olvidar. Liliana

28/11/2008

El Boa ( libro de cuentos )

       Innumerables son los argumentos posibles de ser narrados y las formas de hacerlo. Liliana Arendar ha dirigido su mirada a hechos corrientes de seres comunes. En ellos se encarnan los temas eternos: el amor y sus secuencias de deslumbramientos, desengaños,pérdidas y esperanzas; el asombro de vivir desgastado por el hábito y el anhelo de recuperarlo; la vejez con sus limitaciones,...

30/03/2008

Esas mujeres inquietantes ( Cuento de Liliana Arendar)

     El hombre estaba sentado con el cinturón de seguridad puesto cuando vio entrar a la mujer en la cabina del avión. Ella, que aparentaba unos treinta años, acomodó su abrigo de piel en el portaequipajes y se sentó cruzando las piernas. La falda se le trepó varios centímetros sobre las rodillas. El hombre miró a su vecina de reojo. Ella reclinó su asiento y extendió...

18/02/2008

Sólo ilusión ( Cuento de Liliana Arendar )

     Tiznado completamente el cielo, sin rayos ni relámpagos, se hizo la oscuridad, acunándome en mi aturdimiento.      Sólo una hora después, al despertarme, supe que no lo volvería a ver. Ni esa noche ni al día siguiente. Por unos días temí salir de casa en los horarios que él sabía que me podía encontrar.      Por las noches, agotada me echaba sobre la...

16/02/2008

En busca de ella ( Cuento de Liliana Arendar )

      En la sala de redacción el periodista se ocupaba de la sección de consejos a lectores, además de contestar la correspondencia. Tenía por costumbre recibir a todo tipo de gente que iba a confiarle sus problemas. En la mayoría de los casos su ayuda consistía en escucharlos y ofrecerles algunas palabras de aliento.       Un hombre fue a verlo un viernes, ya tarde,...